miércoles, 14 de enero de 2015

Cómo preparar un huerto desde cero

En el aula de GTC queremos recuperar una zona en desuso de nuestro centro como huerto. En esta entrada explicaremos, paso a paso, lo que vamos haciendo en su preparación. Estos pasos se suelen realizar en invierno puesto que es la época menos productiva para nuestra huerta.

Primer paso.
Elegir el emplazamiento correcto para nuestro huerto. Se trata de elegir una zona que aune comodidad, acceso, suministro de agua, calidad de suelo, condiciones climáticas y espacio suficiente para un trabajo cómodo. En nuestro caso hemos elegido una parcela que queda definida por tres laterales, siendo la longitud de la misma variable puesto que tenemos terreno suficiente. De momento hablamos de una parcela de unos 4 metros de ancho por 8 de largo.

Segundo paso. 
Limpiaremos de malas hierbas, restos vegetales, basuras y piedras superficiales nuestra parcela intentando dejarla lo más limpia posible. Nuestra zona tiene una gran cantidad de cantos rodados que nos exigirán un mayor esfuerzo de eliminación.

Tercer paso.
Es el momento de compensar nuestra tierra. Si es muy arenosa, muy arcillosa podremos añadir mantillo, añadir correctores de pH, materia orgánica... Este proceso es altamente complejo y debe realizarse asesorado puesto que exige conocimientos de agronomía (probablemente cualquier horticultor experimentado os pueda ayudar perfectamente en este aspecto).

Cuarto paso.
El siguiente paso es mover la tierra para favoreces su descompactación y su aireación. Para ello podemos usar motoazadas o azadas manuales (en función de disponibilidad y superficie). La idea es remover en torno a unos 40 cm de profundidad. Esta labor la debemos realizar en días en que el terreno no esté ni muy seco ni muy húmedo.

Quinto paso.
Desterronamos, alisamos y, en caso necesario como es el nuestro, incorporamos compost que tenemos preparado del año pasado para aumentar el número de nutrientes (la tierra es pobre en ellos) y mejoramos la estructura. Intentaremos echar una capa de unos 8 cm de grosor bien repartida por toda la superficie del huerto.

Sexto paso.
Cuando llegue el momento de plantar realizaremos surcos o bancales en función de la especie a cultivar y nuestros intereses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada